domingo, junio 13, 2010

Pensamientos baratos...

A veces quisiera perderme en un bar, ¿bohemio? mmm si de esos bohemios donde la música que se oiga de fondo sea Joaquin Sabina, el es el típico hombre perfecto que retrataría mi realidad en cada una de sus letras, tal vez tomaría cerveza, aunque preferiría un buen whisky para tomar el aliento de mi dolor en unas hojas de papel y transmitir lo que veo y siento, cuando vivía en otra parte antes de venirme a Monterrey a vivir me la pasaba en la calle los fines de semana sola, me iba a restaurantes, cafeterías, calles con mis incondicionales compañeras… mi cámara digital, mi pluma, un libro y un cuaderno lleno de escritos con sabor a nostalgia, soledad y olor a café capuchino frío, que se me caía sin darme cuenta, a veces me pasaba el tiempo encima mientras me dedicaba a ver sin perder detalle a la gente a través de los vidrios o de los balcones a los lugares a los que iba, veía la prisa que llevaban por llegar a un determinado sitio, nadie me acompañaba en tales aventuras, solo me daba cuenta que a nadie le importaba y hasta la fecha a nadie le importa cuando un alma esta padeciendo una soledad terrible, solo trato de asimilar las desilusiones a las que he estado expuesta estos últimos meses, el tabaco lo deje hace unos meses, todo por hacer a un lado mis vicios, si los he dejado, hasta el escribir estoy pensando en dejarlo, mis letras las mataron y no hay modo de que renazcan como antes…pero estas curiosamente a medida que pasa el tiempo se niegan a morir...

1 comentario:

Luis Alejandro Bello Langer dijo...

De cuando en cuando me perdía en un Bar...tres o cuatro veces fui solo a estos Karaokes donde me sentaba en la barra o en una mesa apartada, tomaba unas tres cervezas, cantaba unas canciones y me iba.

¿Y qué hay de malo en salir en solitario? No dependes de los horarios de otros e, incluso, puedes terminar en buena compañía si se dan las cosas.

Ahora, eso de que mataron tus letras...quizás, en parte, estás dejando que mueran. En ti está el poder de la vida. Saludos afectuosos, de corazón.